Los jueces de la Sección Segunda de la Audiencia de Navarra decidieron, con un solo voto en contra, dejar firme la sentencia del 21 de junio en la que se decretó la prisión provisional bajo fianza de 6 mil euros para cada uno.

Dado que la sentencia quedó firme ya no admite recurso legal alguno ya sea de la fiscalía o por parte de la víctima, informó el sitio El País.

Tampoco se aceptan las acusaciones populares ejercidas por el Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Pamplona, desde donde se pidió la revocación de la libertad para los cinco integrantes de La Manada.

José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Ángel Boza, el militar Alfonso Cabezuelo y el guardia civil Antonio Manuel Guerrero fueron condenados a nueve años de prisión por el delito continuado de abuso sexual pero fueron absueltos de los cargos por agresión sexual y delito contra la intimidad.

Apenas unas semanas después de condenarlos, la justicia liberó a los cinco hombres porque no había peligro de fuga, y se les impuso una serie de requisitos para no volver a la cárcel, entre ellos no salir de España.