La nueva provocación de Miley Cyrus.

“Pasé tres semanas recostada. Me voy a descarriar. Soy como una estrella a punto de explotar”, advirtió la cantante al retomar su gira
Bangerz Tour después de estar hospitalizada por un un cuadro de sinusitis. Y lo cumplió.

En su último show en Londres, la joven cantante presentó un concierto provocativo y cargado de erotismo. Acusada de estar al límite de lo pornográfico, la ex chica Disney bailó arriba del escenario con un pene gigante, al que cabalgó y besó.

Pero el polémico show no terminó ahí, la cantante apareció con un muñeco inflable con el que jugó y simuló hacerle una felación.

Cyrus también llamó la atención por sus comentarios: “Todo el mundo es gay, todo lo que se necesita es un cóctel. Y si no funciona, échale algo a su bebida, es lo que siempre hago”, contó.

La estrella pop de 21 años postergó presentaciones en Estados Unidos hasta agosto por problemas relacionados con un tratamiento para una sinusitis, y la semana pasada pospuso dos conciertos en Europa. Cyrus ha dicho que sufrió una reacción alérgica severa a los antibióticos.