Las elevadas temperaturas que afectan a Alemania durante este verano generaron que se duplique el consumo de cerveza, lo que a su vez provocó la falta de cajas y botellas. Un incremento en el consumo que complicó a las recicladoras para proveer envases a la industria.

La Asociación alemana de cerveceros señaló que en 2018 existe una escasez “particularmente pronunciada” de botellas de cerveza y cajas para transportarlas. Los consumidores teutones tienen el hábito de devolver las cajas con botellas de cualquier bebida compradas en los supermercados y pagando una pequeña consigna o depósito.

A propósito de la particular coyuntura, el sector llama a los consumidores a devolver tanto como les sea posible antes de partir de vacaciones. De hecho, la cervecera Fiege lanzó un llamado a sus clientes a través de su cuenta de Facebook.

“Aunque regularmente compramos botellas vacías nuevas, están escaseando en nuestras instalaciones de embotellamiento. Por lo tanto, antes de irte de vacaciones este verano, lleva tus envases de Moritz Fiege a la tienda ¡Primero, el depósito y luego la fiesta!”, fue el texto que publicaron el 19 de julio pasado.

El consumo de cerveza suele elevarse en el verano, aunque durante esta temporada estival las temperaturas fueron excepcionalmente precoces y duraderas. Según Niklas Other, redactor en jefe de la revista “Inside”, se han superado los cálculos de la propia industria cervecera, dijo para la agencia de prensa alemana DPA.