Los integrantes del comité de la ONU aseveraron que la detención del australiano debe terminar y respaldaron su derecho a recibir una compensación.

El asilo político de Julián Assange podría concluir en las próximas horas, luego de que el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas se haya pronunciado a su favor en la denuncia sobre las irregularidades en el procedimiento de su detención.

Los expertos del comité de la ONU solicitaron hoy al Reino Unido y a Suecia que pongan punto final a la privación de libertad del fundador de WikiLeaks y que reconozcan su derecho a reclamar un resarcimiento.

“Las opiniones del Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias son jurídicamente vinculantes en la medida en que están basadas en normas internacionales de derechos humanos de obligatoria aplicación”, afirmaron.

El ciberactivista, quien es requerido por la justicia sueca para prestar declaración por dos acusaciones de abuso sexual contra dos mujeres, recurrió a la ONU como última instancia en la batalla legal que lleva adelante desde 2012 para evitar su captura y posterior extradición.

Tras la sentencia del organismo internacional, Assange estaría en condiciones de abandonar Inglaterra y los cargos en su contra quedarían declarados como nulos.