Acudió a la fiscalía como testigo. Debe responder sobre el supuesto plan de magnicidio que el gobierno de Nicolás Maduro le adjudica.

La dirigente opositora venezolana María Corina Machado declara por estas horas ante la Fiscalía en calidad de testigo sobre un supuesto plan magnicida del que el Gobierno de Nicolás Maduro la hace responsable.

“Yo vine aquí hoy armada de mis principios, de mis valores de mis profundas creencias democráticas y de mi amor a Venezuela”, indicó a los periodistas Machado a su llegada alrededor de las nueve de la mañana hora local a la sede de la Fiscalía acompañada de Lilian Tintori, esposa del opositor Leopoldo López -preso desde hace cuatro meses-, y de varios diputados.

Machado, que varios metros antes del edificio bajó del vehículo que la transportaba para entrar a pie entre aplausos y abucheos a la sede de la Fiscalía, aseguró que acudió a la cita con el Ministerio Público porque cree “en la verdad”.

“No hay fuerza totalitaria que con su mentira y con su engaño impida que la verdad siempre al final se imponga”, indicó.

Machado fue citada junto a otros opositores a comparecer ante la Fiscalía en calidad de testigo en el caso abierto por un delito “contra la independencia y la seguridad de la nación” tras una denuncia realizada a finales de mayo por el alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez, en su calidad de dirigente del oficialista Partido Socialista .

Según Rodríguez, Machado estaría involucrada en un plan de desestabilización que incluía un “magnicidio” y un “golpe de Estado” que ya fue abortado, de acuerdo con una serie de correos electrónicos atribuidos a la opositora.

En esos mensajes, Machado supuestamente decía que había llegado la hora de acumular esfuerzos y obtener “el financiamiento para aniquilar a Maduro”.

La política, que denunció después en la Fiscalía a Rodríguez por siete delitos, ha confirmado que los correos se corresponden con sus cuentas pero que son falsos y que ella no quiere ni un magnicidio ni un golpe de Estado sino una renuncia del actual presidente de Venezuela.

“En estos últimos meses se ha utilizado toda la fuerza del Estado, toda, los órganos del poder público, la justicia que claramente está doblegada y sometida (…) para destruir mi nombre, destruir mi reputación”, señaló hoy Machado.

“Toda la fuerza del Estado en contra de un ciudadano pero mi fuerza es una fuerza moral”, agregó la opositora, despojada a finales de marzo de su condición de diputada y de inmunidad parlamentaria después de que intentara participar en una sesión de la OEA como parte de la representación de Panamá.

La ex diputada solicitó el viernes pasado “protección” a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y la “reivindicación” de sus derechos constitucionales.

Machado, López y el alcalde Metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, lanzaron a finales de enero una iniciativa denominada “La Salida” por la que exigían el final del gobierno de Nicolás Maduro en el marco de la Constitución y llamaban a la protesta de manera pacífica.