Un llamado al Centro de Atención de Emergencias 911 alertó al personal policial que un sujeto pretendía arrojarse al vacío en una clínica privada. Es un vecino de 42 años que vive en la Ciudad de San Luis.

El Comisario Mayor Darío Zabala y el Subcomisario Alberto Robino, junto a un familiar, fueron quienes luego de un diálogo con el hombre hicieron que depusiera su actitud.

Participaron efectivos del grupo especial COAR, de la Unidad Regional I y de Bomberos de la Institución.