La primera ministra de Finlandia, Sanna Marin, lanzó una propuesta con la que pretende reducir la semana laboral a 4 días, que el día de trabajo sea sólo de seis horas y que además los horarios sean flexibles.

“Creo que las personas merecen pasar más tiempo con sus familias, sus seres queridos, disfrutar de pasatiempos y de otros aspectos de la vida como la cultura”, señaló en el aniversario 120 del Partido Socialdemócrata.

Marin defendió por años esta idea, pero siempre ha recibido críticas porque “podría dañar las empresas y el crecimiento económico».

“Este debería ser el próximo paso para nosotros en la vida laboral”, fueron sus palabras al defender la propuesta.

La idea de la primera ministra se basa en el ejemplo de Suecia donde el año 2015 se estableció una jornada laboral de 6 horas y “los resultados mostraron que los empleados eran más felices y más productivos”, apunta Daily Mail.