Muchos hinchas argentinos recibieron a la Argentina, pero los locales se hicieron sentir; mañana, aquí, la semifinal ante Paraguay; Andújar volvió, tras operarse, para acompañar al plantel

Argentina, en Concepción”, rezaba una bandera que flameaba del otro lado de las rejas que separan la calle del ingreso al hotel Radisson de esta ciudad. Con los colores celeste y blanco, la sostenían tres chicas y un joven que vestía la camiseta de Boca. “Hace 16 años que vivo acá, es increíble poder verlos”, cuenta una de ellas, a los gritos, mientras los ensordecedores cánticos apenas dejan que se la escuche. La selección ya llegó a Concepción, su tercera ciudad en esta Copa América, y fue recibida por cientos de hinchas, argentinos y chilenos, que le hicieron sentir el cariño y el rigor a la vez. Aquí, mañana, a las 20.30, el conjunto nacional buscará la final de la Copa América ante Paraguay.

Cerca de 300 personas aguardaron al plantel en la puerta del hotel durante más de dos horas. Para ellos, pasó desapercibida la presencia de Mariano Andújar, quien arribó al hotel cinco minutos antes de las 5 de la tarde. El arquero integraba el plantel al inicio del certamen, perosufrió una fractura en la mano en el calentamiento previo al partido contra Jamaica, el sábado 20 de junio, y se fue a Buenos Aires para operarse. Prometió que regresaría si el equipo accedía a la semifinal y cumplió. Vestido con jean y zapatillas, llevaba en su mano izquierda una mochila de la selección y en la derecha, ya sin yeso, un libro. Se bajó de un auto en la puerta del hotel e ingresó saludando a los medios que aguardaban allí, lejos del alcance de los hinchas.

La Argentina y Paraguay jugarán mañana, a las 20.30, hora de la Argentina, por un lugar en la final de la Copa América; será televisado por Canal 7 y DirecTV

Un rato después, a las 17.05, llegó el equipo. Quienes aguardaban en la puerta explotaron para alentar al equipo deGerardo Martino. “Argentina, Argentina”, se escuchaba mientras el micro que trasladaba a los jugadores pasaba frente a ellos e ingresaba a la playa de estacionamiento del hotel. Allí, aclamaron a Lionel Messi. Desde adentro, los jugadores respondieron con algunos saludos, pero una vez que bajaron y a medida que fueron ingresando al edificio, el clima cambió.

“Chi chi chi, le le le, ¡viva Chile!”, explotó en un grito la gente, que pasó de recitar las canciones que acompañan al seleccionado nacional por los gritos de la Roja. Varios se sacaron sus buzos, mostrando remeras de Chile, golpeándose el escudo, pero todavía un puñado de argentinos les hacía frente. Cerca de siete hombres que llegaron de General Pico, La Pampa, alzaron la voz para hacerles frente a los locales. La rivalidad futbolera se hizo sentir en la puerta del hotel, gritos de un lado y del otro, mientras los jugadores de la Argentina miraban, incrédulos, desde sus habitaciones. Algunas cortinas se fueron abriendo para observar lo que sucedía afuera. Primero, Ever Banega, luego Fernando Gago, para darles lugar a algunos dirigentes e integrantes del cuerpo técnico, que observaban desde los pisos superiores. ¿Los hinchas locales ya empiezan a pensar en una final el sábado entre argentinos y chilenos?

Concepción recibió a la Argentina con un clima bien futbolero. De las tres sedes que visitó el seleccionado -tras La Serena y Viña del Mar-, fue la más cálida con el equipo argentino, que mañana buscará un lugar en la final. El clima parecería acompañar al equipo. Durante la Copa, aquí llovió mucho y las temperaturas fueron muy bajas. Para mañana, se espera un día de sol, pero por la noche, cuando los rayos ya no estén, el frío será protagonista.