Junior sufrió pero logró convertir un tanto al fin del tiempo reglamentario para vencer 1-0 a Lanús y clasificar en la tanda de penales a la siguiente rueda de la Copa Sudamericana. El delantero Luis Díaz fue el héroe de los ‘tiburones’. Después de ver sus ataques controlados durante todo el partido, finalmente remató un confuso cobro de esquina al minuto 81 e hizo explotar al estadio Metropolitano Roberto Meléndez de Barranquilla.

Frente a un Lanús que se fue a defender el resultado obtenido en la ida (1-0), los jugadores del técnico Avelino Comesaña hicieron lo necesario para alargar el partido hasta la tanda de penales, donde vencieron 3-2 con un último gol del arquero Sebastián Viera. El Granate no estuvo fino en los penales y falló tres de las cinco ejecuciones.