Al menos 50 personas murieron en Minas Gerais a causa de las fuertes lluvias que desde el jueves pasado azotan al segundo estado más poblado de Brasil, una situación que además dejó a más de 32 mil personas damnificadas, de las cuales más de 4.000 quedaron sin techo.

Además, 65 personas resultaron heridas como consecuencia de las precipitaciones y continúan las búsquedas de otras dos que siguen desaparecidas.

Hasta el lunes, el número de muertos sumaba 45 y el de desaparecidos era de 18, pero el número de fallecidos subió en las últimas horas y algunas personas encontraron a sus familiares perdidos, lo que explica la reducción en el número de extraviados, según explicó la Defensa Civil.