“Muchos extranjeros ganan dinero en China e insultan a los chinos. No entiendo por qué los apreciamos tanto”, fue sólo alguno de los comentarios que se leyó en la red social china Weibo.

Ante esto, el jugador emitió un comunicado en el que pide “mil disculpas” por las “molestias y desconcierto” que haya podido causar a los aficionados y asegura que nunca tuvo la “mala intención de humillar a las personas de nacionalidad china”.

“He aprendido esta vez y prometo que no volverá a pasar”, añade Lavezzi, que posó para las fotografías promocionales de la máxima competición china, pero entre las instantáneas divulgadas no se encontraba la causante del revuelo, que no se había conocido hasta ahora.

Por su parte, desde el club también publicaron un comunicado al respecto: “El club habló de este asunto con el jugador, nos aseguró que no tenía ninguna intención racista en su gesto y se disculpa de todo corazón por las molestias que pudo haber provocado”.