Ante la crisis financiera que atraviesa el grupo empresarial de Lázaro Báez, peligra la continuidad y funcionamiento de su diario Prensa Libre, que la semana pasada despidió a su jefe de redacción y actual secretario general del Sindicato de Prensa en Santa Cruz.

La medida parece ser la antesala de próximas medidas que se tomen en el multimedio de Báez, que incluye la radio y la consultora. La dirección del periódico decidió dar cuatro días de franco y desde el miércoles pasado no se imprime la edición, que no supera los 600 ejemplares. En la actualidad, incluso, faltan insumos para que se imprima con normalidad el diario, según contaron trabajadores de la empresa.

La crítica situación es resultado de la ingeniería financiera que caracterizó esta década a Lázaro Báez. Uno de los principales ingresos del medio eran las publicidades provenientes de otras empresas del mismo grupo. “Como ahora no recibe dinero de Austral y otras empresas está desfinanciado el diario, porque se abastece de la misma caja”, señaló un integrante del medio.

El emporio Báez es grande y variado. Va desde servicios de catering, petroleras, estaciones de servicio y gomerías, hasta constructoras, taxis aéreos, empresas agrícolas y turismo. Las principales empresas son las constructoras, con Austral S.A a la cabeza. Es la principal “caja” del grupo y en función del financiamiento que obtiene va financiando las demás empresas.

“La empresa vive al día, una vez que se obtiene dinero fresco se cubre los descubiertos de cada empresa, el dinero circula todo el tiempo así”, señaló una fuente de Austral. Así es que las empresas se contratan entre ellas. Para el trabajo en estancias que están a nombre de Austral Agro y Valle Hermoso, por caso, contrata y subcontrata sus propias empresas para realizar refacciones y colocación de alambrados.

Pero es con las constructoras (Kank y Costilla, Loscalzo y Del Curto, Austral) que obtiene los créditos bancarios, y otra clase de financiamiento como el fideicomiso Nación. En julio de 2013, en medio de las denuncias e investigaciones sobre Lázaro Báez, recibió un respaldo económico del Estado Nacional. La Resolución N° 0654 da cuenta del depósito de $5.017.499,85 a favor de Austral Construcciones. Este ingreso oxigenó las cuentas de la empresa y evitó que Báez pague una deuda mayor.

Cuando la obra pública declina, los problemas económicos ponen en riesgo la estructura empresarial. Otras empresas que integran el grupo Báez muestran problemas de financiamiento. Valle Mitre SA tenía a marzo de este año cheques rechazados por $ 73.792,35. Alucom SRL de su hijo Martín Báez, por $ 49.362. La constructora Kank y Costilla SA, la empresa Diagonal Comunicaciones, Grupo 4 (de Luciana Báez) tuvieron pendientes sumas de $ 1.806,98. Austral SA llegó a los $ 304.927 en cheques rechazados.