Christoffer Peter, el turista sueco de 36 años que fue baleado el domingo pasado en Monserrat, sufrió la amputación de la mitad de su pierna derecha como consecuencia del disparo que recibió en el intento de robo.

Peter, quien se encontraba con su pareja, una argentina llamada María, fue internado en el hospital Argerich de La Boca tras recibir un disparo en la rodilla derecha en un intento de robo ocurrido a las 22 del domingo 30 en Tacuarí 498.

El 1° de enero, los médicos tuvieron que amputarle la pierna derecha de la rodilla para abajo debido a la evolición de su herida, informaron fuentes policiales.