Foto: web.

Alfie Evans, nacido el 9 de mayo de 2016 y que padece una rara enfermedad neurológica degenerativa, necesita asistencia respiratoria desde diciembre de 2016 y está hospitalizado en Liverpool (centro oeste de Inglaterra), donde los médicos y la justicia han decidido suspender todo tratamiento debido a que su condición es considerada irreversible.

Los médicos desconectaron a Alfie el lunes del soporte artificial que le mantiene vivo, pero Italia le otorgó en tiempo récord la nacionalidad para facilitar su traslado a un hospital gestionado por el Vaticano que se dijo dispuesto a cuidarlo.

Con esa decisión el gobierno italiano espera que se acelere el traslado a Italia, explicó el ministerio de Asuntos Exteriores en una breve declaración.