Todo comenzó cuando la víctima recibió alrededor de las 6:00 de la mañana un llamado telefónico en su casa. Una voz masculina le dijo que tenían a su ex pareja secuestrada y le solicitó todo el dinero que poseía para liberarlo.

La mujer le pasó el teléfono a su hija, a quien le exigieron que todo el dinero que juntaran lo pusiera en una bolsa de basura de color rojo y la arrojan en la esquina de las calles Paraguay y Coronel Díaz. Ésta cumplió con el pedido de los delincuentes pensando que su padre había sido secuestrado y puso en la bolsa la suma de 4.000 dólares.

Al regresar a la casa, decidió llamar a la vivienda de su papá, quien le afirmó que se encontraba en perfecto estado en su hogar y que no había sufrido un secuestro.

Las mujeres llamaron 911 y la policía constató el engaño.Dieron intervención a la Justicia e iniciaron la investigación correspondiente. La causa fue caratulada como “Averiguación de estafa” y quedó a cargo de la Fiscalía Criminal y Correccional número 60, a cargo de Edgardo Orfila, Secretaría de Bettina Martino.