Foto: El Diario de la República
Desde que un tribunal comenzó a juzgarla por la muerte de su hijo Jair en 2014, Liliana Luchessi tiene prisión domiciliaria. La semana pasada, la mujer violó esa condición, cuando fue sorprendida en un bailar de “La Barra” por un fotoperiodista. Ahora está alojada en una comisaría de Villa Mercedes, a la espera de que se examine su estado emocional y físico.
Luchessi está a disposición del  Juzgado Correccional y Contravencional de Villa Mercedes, a cargo de Santiago Ortiz. Fue el magistrado quien pidió los informes psiquiátrico y psicológico para que profesionales que le den al juez una aproximación acerca del estado de la mujer.
La idea es tratar de determinar si la acusada posee algún tipo de discapacidad. Confirmar o no que Luchessi no puede comprender la criminalidad de sus actos, sería determinante para la investigación por la desobediencia a la orden judicial que no le permitía salir de su casa.