Banphot Konkum, padre de Duangpetch Promthep, de 13 años, uno de los chicos rescatados de la cueva en Tailandia, aseguró que según le contó su hiijo no sabían que había empezado a llover cuando entraron a la cueva el 23 de junio pasado. Y cuando la lluvia provocó inundaciones en la cueva ahí vieron bloqueada su salida.

“Después de una hora, cuando quisieron salir, el nivel del agua estaba subiendo. Corrieron al interior de la cueva para escapar del agua. La corriente era fuerte”, dijo Banphot.

En su búsqueda de un refugio, los chicos fueron tanteando las paredes de la cueva en busca de una apertura y fueron precisamente esas huellas que dejaron las que los socorristas encontraron y les dio confianza de que estaban vivos y que seguían el camino correcto.

Banphot dijo que los 13 rescatados se harán monjes en homenaje a Saman Kunan, un exbcomando de la Armada tailandesa que murió cuando transportaba provisiones en un tramo inundado de la ruta de escape. Hacerse monje en un templo budista por breve tiempo es una forma de ganar méritos, de acuerdo con la tradición tailandesa.