Desde ahora, cualquier institución que se dedique a la actividad física como clubes, gimnasios, natatorios, o centros de salud, deberán contar con uno o más profesores matriculados. Así lo establece una ordenanza que aprobó el Concejo Deliberante el martes.

Las supervisiones comenzarán en los clubes, natatorios y en los grandes gimnasios. El subsecretario de Deportes de la Municipal, Adrián Flores, adelantó que a la hora de los controles, tendrán en cuenta dos requisitos fundamentales: “En caso de que sea un lugar grande, se pedirá que la presencia del profesor matriculado sea constante, por lo contrario, con que cuenten con la firma de uno de ellos, estará bien. Esto se va a definir teniendo en cuenta la cantidad de personas que asisten, la complejidad de la actividad que realizan y a cuántas personas tienen a cargo”.