Científicos suecos realizaron un estudio para determinar por qué los habitantes de ese país disfrutan una vida más larga. ¿Los resultados? La jardinería, las manualidades, arreglar el auto, salir de paseo, entre otros hábitos, tienen un efecto importante en la prolongación de la vida.

Con un promedio de 82 años, Suecia es uno de los países con más alta expectativa de vida en todo el mundo. En el ranking de la Organización Mundial para la Salud, figura sólo por debajo de Japón, Suiza y San Marino (con 83 años), y está a la par de Canadá, Australia, España, Israel, Italia, Islandia, Francia, Luxemburgo, Mónaco y Qatar.

El estudio fue publicado en el British Journal of Sports Medicine, y asegura que estos hábitos o pequeños placeres cotidianos tienen un impacto en las personas mayores mucho mayor al que se creía. La investigación, que se prolongó por 12 años e involucró a 4.232 voluntarios mayores de 60 años, constató que hubo una reducción del 30% en la tasa de muerte por enfermedad entre quienes quienes realizaron tareas cotidianas agradables para ellos en forma regular.

Según los expertos, “las personas mayores tienden a pasar más tiempo de una forma sedentaria y a hacer menos ejercicio que grupos de otras edades”. Por eso, el movimiento y la actividad que suponen estos hobbies o hábitos influyen mucho en la salud.

Los especialistas del Hospital Universitario Karolinska, de Estocolmo, analizaron los niveles de actividad de las personas mayores que arreglan sus autos, realizan trabajos de casa, se encargan del jardín, recogen frutos del bosque o hacen otras actividades como salir de caza, algo que ellos consideran “el tipo de ejercitación intermedia entre el gimnasio y sentarse a ver televisión”.

Según concluye el estudio, la clave está en mantenerse alejado del sofá. Las personas que son más activas a diario tienen menor riesgo de sufrir un infarto, reza el informe. “La diferencia más grande se encontró entre quienes se mantenían en movimiento sin hacer ejercicio formal y quienes no hacían absolutamente nada”, revela.

“Mantenerse activo redujo el riesgo a tener un ataque al corazón o un accidente cerebro vascular (ACV) en un 27%, y la muerte por cualquier causa en un 30%”. Según el estudio, “una vida diaria generalmente activa tiene importantes asociaciones benéficas con la salud cardiovascular y la longevidad en las personas mayores, que parece ser independiente al ejercicio regular”.

Los investigadores dicen que estos hallazgos tienen una “alta relevancia clínica” para las personas de edad avanzada, quienes corren el riesgo de pasar mucho tiempo sentados o acostados en sus camas. Los científicos sugieren que estar sentado por largos períodos puede reducir el ritmo metabólico de las personas, o que una falta de actividad puede alterar las hormonas que se producen en el tejido muscular.

Suecia, el mejor lugar donde envejecer

Según el último índice de Naciones Unidas, Suecia es el mejor lugar del mundo para envejecer, mientras que Afganistán es el peor.

Suecia es seguida por Noruega, Alemania, Holanda, Canadá, Suiza, Nueva Zelandia, Estados Unidos, Islandia y Japón.

El índice Global Agewatch evalúa la calidad de vida de las personas de edad en 91 países, basándose sobre 13 indicadores en los 4 sectores siguientes:

* Seguridad de ingresos

* Estado de salud

* Empleo

* Educación

* Entorno favorable

Consejos para vivir más

No todo está en nuestras manos. Los genes, el comportamiento de nuestra mamá durante el embarazo, el lugar donde vivimos y las posibilidades que tenemos de acceder a buenas condiciones de vida y salud tienen su peso. Pero los hábitos y nuestro estilo de vida es, sin duda, muy determinante también a la hora de proyectar y soñar una vida larga y saludable.

1) Buenos hábitos desde la cuna

Niños con hábitos saludables suponen adultos con hábitos saludable, o mejoran notablemente las chances de que eso suceda. Una familia que transmite esas costumbres es un buen punto de partida. Arrancar cuando antes es fundamental. Comer bien, hacer actividad física, descansar adecuadamente, vacunarse y seguir controles de salud… Muchos gestos son clave.

Salir y disfrutar del aire libre también es importante. Los rayos del sol son una fuente importante de vitamina D, siempre con protector solar para evitar el cáncer de piel. Esta vitamina es clave para tener unos huesos fuertes y sanos, porque ayuda a nuestro cuerpo a absorber el calcio y el fósforo de las comidas.

2) Hacé ejercicio

Hacer ejercicio no sólo es importante para mantener buen peso. Ayuda a tener un corazón más saludable porque reduce varios peligros cardiovasculares, incluyendo la hipertensión arterial y las enfermedades cardíacas.

Además, mantenerse activo físicamente puede reforzar la salud mental y ayudar a manejar el estrés, la ansiedad e incluso la depresión.

También reduce el riesgo de diabetes y mejora la densidad ósea, protegiendo contra la osteoporosis.

3) Cuidá tu salud ósea

Durante la infancia nuestros huesos son fuertes y, si se rompen, normalmente se recuperan con facilidad. Pero cuando vamos acumulando años este proceso se hace más lento y nuestras articulaciones se pueden hacer débiles y frágiles. A partir de los 35 empezamos a perder densidad ósea. Tener una dieta rica en calcio y ejercitar con frecuencia puede mantener los huesos sanos y minimizar el riesgo de fracturas.

4) Mantete socialmente activa

Tener amigos y una vida social agradable y rica también nos pueden ayudar a vivir más. Estudios sobre la soledad indican que el aislamiento social está asociado a una tasa alta de mortalidad en gente mayor y que la soledad es un “asesino oculto” para los ancianos.

A su vez, hay estudios que revelan que los casados viven más que los solteros porque tienen una mejor red de apoyo social, lo que minimiza el riesgo al aislamiento.

5) Comé sano

Una buena dieta es básica para la buena salud. Evitar o reducir la comida chatarra y el exceso de alcohol ayuda a prolongar la vida. Ingerir demasiados alimentos de alto contenido calórico como los dulces o la grasa puede llevar a aumentar de peso y la obesidad.

Reducir la ingesta de sal también es importante para mantener el corazón sano.

6) No fumes.

Fumar aumenta el riesgo a desarrollar unas 50 enfermedades serias. Causa del 90% de los cáncer de pulmón, daña el corazón y la circulación arterial, empeora las enfermedades respiratorias y afecta la fertilidad. Dejá el cigarrillo ya.