Hoy tienen uno de US$ 4.100. Se opusieron al alza porque dañaría la economía del país.

Los suizos rechazaron ayer en un referendo aumentar de los 4.100 dólares actuales a 4.500 el monto del salario mínimo que se paga en el país, el más alto del planeta. En la consulta, el 76,3 por ciento de los electores rechazaron la instauración de esta remuneración porque consideran que acabaría perjudicando la economía del país.

La derecha, el sector agrícola, la mayoría del Parlamento y el Gobierno se oponían a este salario mínimo, argumentando que supondría una amenaza para el empleo y porque ya existen salarios mínimos altos en algunos ramos.

De haberlo aprobado, los suizos hubieran pasado a ganar unos 24 dólares por hora, cifra muy superior a los 13 dólares en Francia, los 11 dólares en Alemania (que regirán desde 2015) y los 6,8 dólares en España. Gran parte de la población temía que esa cifra (que actualmente es de 4.100 dólares ) provocara un aumento del desempleo, un fenómeno casi inexistente en Suiza (fue de 3,2% en abril).

Desde hace semanas, estaba instalado un intenso debate entre partidarios y detractores de la iniciativa. El objetivo del proyecto era dar un “salario digno” a las 330.000 personas que trabajan por el actual sueldo mínimo.

“Un país fuerte necesita salarios justos y con este texto se acabará con los patronos que impulsan salarios a la baja”, para contratar extranjeros a menor costo, indicaron los promotores de la iniciativa.

Los detractores, entre los que también están las organizaciones patronales, argumentan que el aumento no resolvería el problema de las personas con bajos ingresos. “Tenemos el índice de desempleo general y de jóvenes más bajo de Europa (3,2% y 3%), tenemos los sueldos más altos del mundo, nuestro sistema está basado en convenios colectivos de trabajo, y todo eso funciona. Con esos sueldos altos, ya no funcionaría”, aseguró Stéphanie Ruegsegger, de la federación de empresas de la Suiza francófona, que representa a 40.000 compañías.

Es la tercera vez en poco más de un año que los suizos son llamados a votar sobre el nivel de las remuneraciones, con resultados diversos. En noviembre pasado habían rechazado (con el 65% de los votos) la iniciativa conocida como “1–12–Por salarios justos”, que pedía que en toda empresa el salario más elevado no podía superar en más de 12 veces al más bajo. En marzo del 2013, en cambio, habían aprobado (con el 67%) el referéndum contra los pagos exorbitantes de los directivos. Satisfecho por el resultado de la votación sobre el salario mínimo, el gobierno fue sin embargo derrotado en otro tema de repercusión económica. El 53,4% rechazó una ley para crear un fondo de 3.100 millones de francos para la compra de 22 aviones de combate suecos.