El delegado Rubén “Pollo” Sobrero reclamó al Gobierno que “reconozca” el reclamo. “No queremos un conflicto largo ni voltear a Randazzo”, expresó. Hoy, por la medida sindical de los empleados, apenas circularon cinco formaciones en toda la línea.

La semana arrancó complicada para los pasajeros del ferrocarril Sarmiento. Los trenes funcionaron con demoras de hasta cuarenta minutos, por una protesta de trabajadores. Mañana promete ser otra jornada con inconvenientes: los empleados aseguraron que continuarán con el reclamo hasta que el Gobierno “reconozca” su pedido.

“Que no se mienta, que se reconozca el reclamo y nosotros levantamos” la protesta, expresó esta noche el delegado Rubén “Pollo” Sobrero, referente del Sarmiento y de la lista Bordó de la Unión Ferroviaria. “No queremos un conflicto largo, ni voltear (al ministro del Interior, Florencio) Randazzo”, agregó. “Si él me cita mañana yo voy a la Casa de Gobierno. Yo quiero resolver el problema”, expresó.

Los trabajadores realizan un “quite de colaboración” y cumplen con sus tareas a reglamento, en demanda de un aumento salarial y del reclamo del pago de una suma que, según asegura el gremio, les adeuda la operadora del servicio. Por la protesta, hoy apenas circularon cinco formaciones eléctricas en toda la línea.

Sobrero, al respecto, explicó que la protesta comenzó a la medianoche por el pedido de un 40% de aumento salarial y del pago de una suma por una mala liquidación de Tickets. Según indicaron los trabajadores en un comunicado, la protesta se extenderá “por siete días”, y dijeron que para el martes próximo tienen previsto realizaron una medida de fuerza más amplia de 10 a 14 para realizar una movilización a Once.

“Se decidió en asamblea un quite de colaboración y trabajar a reglamento”, precisó el sindicalista en declaraciones formuladas al canal de cable TN. En este sentido, Sobrero admitió que la protesta perjudica a los pasajeros, quienes tienen que viajar en trenes atestados de gente. “Les pido disculpas a los usuarios, pero lamentablemente no nos quedó otra”, afirmó.

La protesta tomó por sorpresa a varios usuarios en el inicio de la semana, en uno de los servicios de trenes más utilizados ya que une el oeste del Conurbano con la Ciudad de Buenos Aires.