Fue al dirigirse al tradicional Tedeum en la Catedral. Recordó que el año pasado Cristina había asistido.

Casi una contracara de los fastos del poder kirchnerista. Sin séquito, acompañado por su esposa Juliana Awada y un puñado de funcionarios porteños, Mauricio Macri participó en la mañana de ayer del Tedeum en la Catedral Metropolitana, y lamentó que la Presidenta Cristina Kirchner no hubiese repetido su decisión de asistir el año pasado, prefiriendo encabezar su propio Tedeum en Luján. “Lo importante es qué vamos a hacer nosotros a partir del 10 de diciembre, apostando a construir una relación con la gente como lo que hicimos en la Ciudad”, definió.

En la ceremonia oficiada por el arzobispo Mario Poli, el jefe de Gobierno y precandidato presidencial del PRO se sentó en primera fila con su esposa, Juliana Awada,un lugar reservado sólo para ellos. Tras las palabras de Poli, al jefe porteño le alcanzaron un micrófono para que leyera una oración.

“Hay que superar la idea de que el otro es un adversario o un enemigo”, sostuvo el cardenal Poli –sucesor del ahora Papa Jorge Bergoglio– y pidió recuperar la imagen de la Patria como la de “una gran familia con pluralidad de opiniones”, lo que fue interpretado como un cuestionamiento por elevación al estilo de confrontación K. Al término del Tedeum se cantó el Himno, el arzobispo lanzó vivas a la Patria y acompañó al jefe de Gobierno hasta la salida. En la Plaza de Mayo ya había centenares de militantes kirchneristas para el acto de la tarde. Macri saludó brevemente de cara a la Plaza y sin detenerse se metió en su auto oficial.

En la Catedral se vio también al secretario general de la Ciudad, Marcos Peña, a los ministros Guillermo Montenegro y Esteban Bullrich, a los diputados Federico Pinedo y Patricia Bullrich, al ex legislador Fernando de Andreis y al ex embajador en Estados Unidos Eduardo Amadeo.

Macri había hablado antes en Parque de los Patricios. Allí lamentó los dos Tedeum por separado. “El año pasado lo habíamos logrado (compartir la ceremonia). No sé por qué volvió a Luján. Lo lamento”, sostuvo. Recibió la réplica de la jefa de los diputados K. “Hubiera sido muy lindo que Macri hubiera ido a la inauguración del Centro Cultural Néstor Kirchner”, dijo Julian Di Tullio.

La ceremonia empezó en el nuevo edificio del gobierno porteño. Macri saludó a los Patricios, gendarmes y policías metropolitanos, que emprendieron un breve desfile. El alcalde izó la Bandera mientras la Banda de Patricios ejecutaba el Himno. Se le vio la mano aún vendada a causa de una tendinitis que le afectó cuando un chacarero se la estrechó más fuerte de lo recomendable En el Parque se montó la Feria de las Colectividades para celebrar el 25 de Mayo. Se repartió también el tradicional chocolate entre los vecinos.