El Chino arribó a su pueblo natal en Santa Fe y contó que “ya se está negociando” una nueva pelea ante Mayweather. Lo recibió una multitud y paseó en autobomba.
Marcos Maidana tuvo este viernes una cálida y numerosa recepción en Margarita, el pueblo santafesino donde nació el Chino hace 30 años, luego de pelear en la madrugada del pasado domingo ante el estadounidense Floyd Mayweather en Las Vegas.

Maidana saludó a sus fanáticos desde un camión de los Bomberos Voluntarios, que lo paseó por las calles del lugar y anunció que ya se “negocia” sobre una posible revancha. “Mayweather es un boxeador de mucha experiencia, hice una buena pelea, pero me faltó tirarlo. Intenté, pero fue muy difí­cil”, explicó el Chino a la gente sobre el desarrollo del combate.

El argentino comentó, por último, su decisión de “tomar unos días de vacaciones para despejar” antes de concentrarse nuevamente en su carrera profesional para la que le gustaría “pelear con otro grande” si no prospera el desquite con el estadounidense.

Maidana cumplió un digno papel ante el invicto Mayweather, pero perdió por puntos en fallo mayoritario, en la pelea unificatoria por los títulos welter AMB y CMB que protagonizaron en el MGM Grand de Las Vegas.