El mesero se equivocó de etiqueta, pero el restaurante se lo tomó con buen humor. «Esperamos que lo hay disfrutado», le desearon al cliente por las redes sociales.

El descuido de uno de los mozos de un restaurante de Manchester, Inglaterra, resultó ser muy costo. El hombre llevó por error un vino valuado en 5000 euros a la mesa de un comensal, que había pedido uno de 300 euros. La exquisita bebida fue consumida, el cliente se fue y el propio local reconoció luego la falla, aunque se la tomó con humor.

«Esperamos que por lo menos haya disfrutado la noche», escribió en Twitter uno de los dueños de la casa de comidas Hawksmoor, que se dio cuenta de la situación horas después de la consumición.

La costosa botella, 17 veces más cara que el Bordeaux que realmente habían pedido en la mesa, era un Chateau le Pin Pomerol 2001, según informó BBC.

Sin embargo, y más allá de la buena onda con la que se tomaron semejante pérdida, desde Hawksmoor le pasaron el aviso al empleado que cometió el error: «La cabeza bien alta, porque los errores únicos ocurren. De todos modos, te amamos», fue el mensaje.

El desafortunado momento (afortunado para quienes disfrutaron del vino) se hizo viral en las redes sociales. «Tenemos que ir a Manchester», escribieron muchos usuarios con tono humorístico.