La manifestante fue atropellada por una mujer que necesitaba llevar a su hija al médico y reaccionó de la peor manera al ver que los manifestantes golpeaban su coche.

Una mujer murió y al menos 17 personas resultaron heridas en una manifestación nacional organizada por el movimiento “Chalecos amarillo” que se encontraban realizando una protesta por el aumento en los combustibles.

En la localidad de Pont-de-Beauvoisin, en Saboya, la conductora, que llevaba a su hija al médico, sintió pánico cuando, en uno de los múltiples puntos de la protesta, los manifestantes empezaron a golpear su coche. Ella siguió avanzando y atropelló a la mujer, de 50 años que perdió la vida.

El primer balance de Interior realizado en las primeras horas era de 17 heridos, uno de ellos de gravedad, aunque no se descarta que las cifras sean mayores.