Un joven de 17 años quedó detenido acusado de haber tenido cautiva a su novia, de 18, quien fue sometida a todo tipo de vejaciones y herida a puñaladas. Al ser detenido, dijo que la chica se había caído en un pozo ciego.

Una chica estuvo secuestrada durante tres días, en los que la mantuvieron encerrada, sometida a todo tipo de vejaciones y herida a puñaladas y por el hecho quedó detenido su novio, tras un procedimiento policial que se concretó luego de un llamado de los vecinos, quienes escucharon los gritos pidiendo auxilio de la víctima.

Este episodio de violencia de género se registró en un barrio de la periferia de la ciudad bonaerense de Azul y dio lugar a un expediente por «privación ilegal de libertad, abuso de arma, lesiones calificadas, desobediencia y atentado y resistencia a la autoridad».

El acusado, de 17 años, pudo ser apresado, tras el alerta al 911, aunque, en principio, argumentó que su novia, de 18, se había caído en un pozo ciego, aunque al ingresar el personal de la Comisaría 1ra. de Azul al domicilio de la calle Sarmiento y vías del ferrocarril, descubrió la situación que estaba padeciendo la víctima.

«Los vecinos dijeron que escuchaban gritos, también algunos tiros y tras reducir al chico, la encontraban encerrada en un cuarto del fondo, cerrado con candado, con heridas cortantes y en estado de shock», trascendió.

Más tarde pudo contar que su novio la mantenía cautiva desde el sábado pasado, que la había lastimado con una cuchilla y que abusó de ella, hasta que el último martes pudo ser rescatada. En el lugar, se incautó una escopeta del tipo «tumbera», un facón y un teléfono celular, mientras efectivos de la Policía Científica tomaron evidencias del calvario al que fue sometida la adolescente.