Miles de personas volvieron a salir a las calles en al menos una decena de las principales ciudades de Brasil para protestar contra el gobierno de Michel Temer. El Presidente está gravemente salpicado por un monumental escándalo de corrupción.

Convocadas desde las redes sociales por organizaciones civiles, los manifestantes le exigen la renuncia a Temer y que se convoquen elecciones generales. Río de Janeiro, Sao Paulo y la capital, Brasilia, son los principales centros de ebullición.

El nuevo escándalo que sacude al Gobierno estalló en la noche del miércoles, cuando el diario O Globo reveló la existencia grabaciones que apuntan a que Temer dio el aval para sobornar al ex presidente de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, preso por corrupción.

Cunha fue el principal artífice del proceso que terminó con la destitución de la presidenta Dilma Rousseff, a quien Temer sucedió en mayo del pasado.

En medio de rumores y de la presión opositora que apuntan a su salida, el Presidente negó enfáticamente que piense renunciar al cargo.