Foto: web

El proceso de reestructuración de la deuda entró en una etapa definitoria. El 8 de mayo a las 17 de Nueva York vencerá el plazo para que los acreedores externos de la Argentina acepten o rechacen la oferta que les hizo el país, según decidió el Gobierno.

Así se desprende del documento con el que el gobierno argentino completó este miércoles ante la Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) la oferta a los tenedores de bonos soberanos bajo ley extranjera.

Ayer el ministro de Economía, Martín Guzmán, reconoció que el rechazo de los bonistas a la oferta de canje de deuda que presentó el Gobierno «era esperable», pero advirtió: «Más no se puede ofrecer y no lo vamos a hacer».

Las negociaciones comenzaron así un tanto trabadas dado que ni el Gobierno argentino ni los grupos de bonistas parecen estas dispuestos a ceder, aunque aún restan dieciséis días para intercambiar.