Foto: web

A poco más de una semana de que se venza el plazo para el acuerdo con los acreedores, el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, se volvió a referir a las negociaciones que lleva adelante con los tenedores de bonos y las autoridades del Fondo Monetario Internacional (FMI) y admitió que, si bien la Argentina quiere ser «un buen deudor», todavía «falta un camino importante» para llegar a un acuerdo.

El funcionario se mostró tranquilo frente a esta negociación, que necesita cerrar antes del 22 de mayo para que el país no entre en default. Este desafío se da en medio de una fuerte crisis económica que intensificó la pandemia de coronavirus.

«El coronavirus afectó toda la logística», admitió el ministro. «Es muy distinto cuando el diálogo entre los acreedores y el gobierno se realiza por videoconferencia. El hecho de no estar en persona condiciona el proceso», aseguró.