Foto: web

Sólo el 43 por ciento de la economía estuvo activa en abril durante el primer de la cuarentena obligatoria. La producción industrial se desplomó al punto tal que las automotrices por primera vez en su historia no fabricaron autos. Y en materia de ventas, hasta los rubros esenciales tuvieron caídas, en especial en las pymes, que se desplomaron promedio 31% las ventas de comercios que trabajaron, pero llegó al 78% en los sectores que tuvieron las persianas bajas.

En este contexto, y tras ir achatándose la curva, a partir de este lunes más de 600 fábricas -en su gran mayoría pymes- que tenían suspendida su actividad desde hace 52 días, porque no pertenecían a los rubros considerados esenciales cuando se decretó el aislamiento social, preventivo y obligatorio, volverán a producir.

Entre las ramas industriales que retomarán su actividad se encuentran la automotriz y autopartes, fabricación de motos y neumáticos, electrodomésticos, textil, calzado e indumentaria; además de sectores como la metalúrgica, tabaco, gráfica, de la madera, juguetes, farmacéutica, química y petroquímica, entre otros.