Foto: web

El río, la costanera, sus valles, campings y lugares de esparcimiento, tanto públicos como privados, se vieron colmados de visitantes.

El municipio desarrolló un amplio operativo para contener el fenómeno turístico. El intendente de la localidad, Marcelo Páez Logioia, destacó que “ha sido un récord histórico, la verdad que nunca he visto tanta gente y campings cerrados porque no entraba más nadie, estamos muy felices”.

Los propios comerciantes se mostraron sorprendidos y felices por las ventas. En la mayoría de los casos debieron reponer mercadería para continuar brindando sus servicios de forma normal.

Sin dudas, el calor marcó el destino de muchos de los visitantes. Este 25 de diciembre la temperatura rozó los 38 grados en El Trapiche y La Florida, convirtiendo al embalse y el río en dos opciones más que válidas para refrescarse.