Sucedió en la localidad bonaerense de Florencio Varela. Una de las víctimas murió baleada, mientras que la restante pereció tras ser agredida a golpes. La gente de la zona incendió la vivienda de uno de los criminales.

Dos hombres, de 27 y 50 años, murieron salvajemente a balazos y golpes como consecuencia de una acalorada discusión vecinal, sucedida en una tremenda gresca que se registró en la localidad bonaerense de Florencio Varela. El responsable de uno de esos crímenes y uno de sus amigos fueron detenidos por los pesquisas policiales.

Los voceros revelaron a Crónica.com.ar que las víctimas fatales del terrible ilícito fueron identificadas comoMaximiliano Díaz, de 27 años, y Roberto Morales, de 50.

Trascendió que los hechos comenzaron en el cruce de Checoslovaquia y Milán, en el complejo habitacional Santa Rosa, cuando un grupo de jóvenes, que había participado de una fiesta de cumpleaños, entabló, a raíz de viejas diferencias, una disputa con varios muchachos, quienes habían jugado un partido de fútbol.

En estas circunstancias, un verdulero del vecindario –Sergio Darío Masatti, de 36 años- salió a defender a algunos de sus familiares, quienes intervenían en el altercado. Dicho comerciante efectuó disparos con una carabina Mahely 22 y dio muerte a Díaz, quien recibió heridas en el hemitórax izquierdo, mientras queRolando Edgardo Sánchez, de 40 años, resultó alcanzado por una descarga en el hemitórax derecho y después tuvo que ser operado, por los médicos, en el Hospital Mi Pueblo, en Florencio Varela.

Roberto Morales, de 50 años, quien era cuñado de Masatti, quiso escapar, provisto de un cuchillo, pero, en la esquina de Grecia y Milán, pereció luego de ser agredido a golpes en la cabeza por los protagonistas de la pelea.

Masatti se refugió en una casa del lugar y, posteriormente, intentó fugar a bordo de un Peugeot 504, guiado por uno de sus amigos, Omar Sosa, de 40 años. Sin embargo, las autoridades de la comisaría 1a del citado distrito y del Grupo de Apoyo Departamental (G.A.D.) de Florencio Varela apresaron a los ocupantes del rodado en el cruce de Checoslovaquia y Grecia. En el interior del auto, los efectivos policiales encontraron la carabina, una pistola Bersa Thunder 9 milímetros y una escopeta Harrington & Richardson 16.

A su vez, los protagonistas de la disputa incendiaron la vivienda del verdulero.

Intervino en la causa el doctor Hernán Bustos Rivas, fiscal de la Unidad Funcionalo N° 5 de Florencio Varela, dependiente del departamento judicial de Quilmes.