En un hecho inusual para los tiempos actuales, una asociación de médicos y estudiantes del sector público de la ciudad de Quebec difundieron un comunicado en el que expresaron su malestar por el abultado aumento en sus salarios.

La carta -firmada por 213 médicos generales, 184 especialistas, 149 residentes y 162 estudiantes- abogó por devolver ese dinero al sistema de salud e invertirse en infraestructura y en mejorarle el sueldo a otros trabajadores del rubro.

“Nosotros, los médicos de Quebec que creemos en un sistema público sólido, nos oponemos a los recientes aumentos salariales negociados por las federaciones médicas”, señaló el comunicado.

“Estos incrementos son aún más impactantes porque nuestras enfermeras, empleados y otros profesionales se enfrentan a condiciones laborales muy difíciles, mientras que nuestros pacientes viven con la falta de acceso a los servicios requeridos debido a los recortes drásticos de los últimos años y la centralización del poder en el Ministerio de Salud”, explicó la misiva.

Además, agregó: “Creemos que hay una forma de redistribuir los recursos del Sistema de Salud de Quebec para promover la salud de la población y satisfacer las necesidades de los enfermos sin presionar a los trabajadores”.

“Las enfermeras están agotadas por una gran carga de trabajo. Argumentan que la escasez crónica de personal y la fatiga causada por las repetidas horas extras, a veces obligatorias, por falta de reemplazo del equipo, tienen un impacto en la seguridad del cuidado del paciente”, remarcaron los médicos y estudiantes de medicina.