En medio del resurgimiento de enfermedades como el sarampión que se creían erradicadas en Argentina, se instaló nuevamente la polémica sobre los padres que deciden no vacunar a sus hijos. En Mendoza, el nuevo código de faltas prevee multas para los padres de los chicos que no estén vacunados.

Según explica el diario UNO, las multas irán desde los $1.900 a los $7.600 y podría haber arrestos de hasta 5 días.

El proyecto enviado por el poder ejecutivo provincial busca reemplazar el Código Contravencional de Mendoza, y en el apartado de las acciones que atentan contra la salud, la sanidad y la higiene se habla de la omisión de la vacunación por parte de los responsables de los menores de edad: los padres, tutores, curadores o guardadores que no cumplan con la obligación de que sus hijos o menores a cargo reciban las vacunas obligatorias incluidas en el calendario nacional serán sancionados”.

La medida no alcanzará únicamente a los padres, sino que regirá para los funcionarios públicos que tengan conocimiento de esta “vulneración del derecho a la vacunación de los menores que o no comunique esa circunstancia a la autoridad administrativa local”. Los empleados que lo omitan será sancionado con el doble de lo previsto para los padres.