La canciller alemana se refirió a su estado de salud durante una conferencia de prensa en la cumbre del G20 en la ciudad japonesa de Osaka. «Me siento bien», aseguró.

La canciller alemana, Angela Merkel, hizo este sábado por primera vez declaraciones sobre su estado de salud y aseguró encontrarse bien, después de dos episodios de temblores que habían desatado todo tipo de especulaciones. Lo hizo en una conferencia de prensa durante cumbre del G20 en Osaka.

«Entiendo el sentido de la pregunta, pero no tengo nada especial que informar. Me siento bien», aseguró ante la prensa alemana.

La Canciller sufrió dos ataques de temblores en menos de diez días. El primero tuvo lugar en Berlín, durante la recepción oficial al presidente ucraniano Vladímir Zelenski. Cuando la banda militar entonaba el himno nacional alemán, comenzó a temblar. Poco después dijo que había bebido tres vasos de agua, en un intento de señalar que el episodio se había debido a una deshidratación por las altas temperaturas.

En tanto, el pasado jueves la canciller volvió a sufrir temblores, esa vez durante el nombramiento de la nueva ministra de Justicia, Christine Lambrecht.