Si vas de vacaciones con toda la familia, probablemente tu perro también viaje. Y si lo hace, ¿por qué no puede realizar alguna actividad y disfrutar con vos del lugar de destino? Esa es la idea de Trekking Dog, un emprendimiento surgido en Villa de Merlo, San Luis, que ofrece caminatas por senderos en las sierras para perros. O mejor dicho, para perros y sus dueños, si así lo desean.

“Tenemos dos senderos, ‘Sendas y molles’ y ‘Paseo de las esculturas’, que incluyen paso por bosques nativos, arroyos, una laguna. Los recorridos duran entre una hora y media y dos horas, y vamos parando en distintos lugares, descansando y sacando fotos. Es una excursión relajada, para todos los niveles, y al pie de las sierras”, cuenta Daniel Ortiz, quien guía estas excursiones junto con Mónica Aguirre.

Daniel y Mónica tienen una guardería canina como un servicio para los muchos turistas que llegan a la ciudad con sus perros (cuesta $ 190 el día, sin incluir alimentos). Sin caniles, sino un espacio amplio para que los perros puedan correr y jugar. Y ahora, a ese espacio para cuidar a las mascotas o dejarlas mientras los visitantes descansan o recorren las sierras, le sumaron las caminatas.

En las excursiones llevan picada para la gente y también alimentos para las mascotas, agua y correas. Cada turista puede ir con su propio perro o dejarlo al cuidado de los guías, que llevan una “línea de vida” en la que van atados todos los perros.

Las salidas suelen ser grupales; en baja temporada, los sábados y domingos; en vacaciones, todos los días. “Salimos aunque haya una sola persona con su mascota; siempre estamos dispuestos. Aunque el número máximo, por el impacto ambiental, es de cinco parejas con sus perros”, dice Daniel.

Y destaca que cuando hay un grupo de diez personas con sus perros van ambos guías, uno adelante del grupo y el otro al final. Las excursiones cuestan $ 600 para el perro con sus dueños, y de $ 300 a $ 400 para perros solos (02664-15-301-375; dortiz_merlo@gmail.com).

Merlo, el principal destino turístico de las sierras puntanas, es el primer destino “pet friendly” de la Argentina, ya que muchos de sus establecimientos -hoteles, restaurantes- reciben mascotas.

Fuente: Diario Clarín