La Pulga dio una entrevista exclusiva a un canal de televisión en la que habló de la Selección, del Mundial que viene, de su hijo Thiago y de lo que siente por el fútbol.

Todos los flashes y las cámaras estarán, otra vez, sobre sus pies, su espalda y su cabeza. Si es que la velocidad de Lionel Messi les permite capturar la imagen. El argentino será una de las grandes figuras (tal vez la mayor) del próximo Mundial de Brasil. Y en exclusiva para una cadena de televisión estadounidense, la Pulga habló de sus sensaciones a poco menos de un mes para el inicio del torneo.

“Soy una persona normal, que hace la vida de cualquier ser humano. Cuando termino de jugar, de hacer mi trabajo; tengo a mi familia, mis amigos y hago una vida como cualquier persona”, esboza Messi un cuadro que en el imaginario popular se limita a partidos de play station. Cuenta que tras los Mundiales de Alemania y Sudáfrica creció mucho como persona y como futbolista, pero que nada se compara con el nacimiento de su hijo Thiago, fruto de la relación con la rosarina Antonella Roccuzzo: “Fui papá, que es un cambio grandísimo. Hoy primero está mi hijo y después todo lo demás. Llegar a mi casa y ver a mi hijo es una alegría enorme que te hace olvidar todo lo malo, creo que me cambio muchísimo”.

Se ata los cordones Messi y sale a jugar. El fútbol, su pasión, es el tema: “Lo único que me importa es jugar al fútbol, lo disfruto desde que soy chiquito y lo trato de hacer cada vez que salgo a una cancha. Siempre digo que el día que no me divierta más jugar al fútbol, no lo voy a hacer más. Lo hago porque me gusta, porque siempre fue así y porque es lo único que me interesa”.

“Me gustaría itentar ser campeon del mundo, pero no para que cambie la manera en que me vean, no para que sea un grande, como dicen; sino simplemente par conseguir el objetivo con la Selección y para poder sumar la Copa del Mundo a mi historial de títulos”. La ambición de Messi no se detiene: “Creo que mis ganas de querer superarme siempre, de querer siempre más, de ser el crítico número uno conmigo mismo y saber cuando hago las cosas bien, cuando hago las cosas mal”, son los argumentos que tiene Messi para mantenerse en el primer nivel en el mundo de la pelota.

“Creo que hay muchísimos grandes jugadores… Neymar, Iniesta, Xavi, Cristiano. Bayern Munich tiene muchísimos grandes jugadores”, analiza a sus posibles rivales en la Copa del Mundo. Y sobre sus compañeros en el Barcelona que fueron campeones del mundo con España en el Mundial pasado contó que siente una “envidia sana”. “Por más que pregunte no creo que mis compañeros me sepan explicar lo que se siente”, concluyó Messi.