Lionel Messi, capitán y emblema de la Selección argentina, rompió el silencio luego de abandonar la concentración por una molestia y no participar del segundo amistoso de la gira por Europa y África frente a Marruecos. Pero además dio su opinión, como pocas veces lo hizo, sobre sus críticos.

“Se hizo una costumbre pegarme, inventar. Darme siempre que voy a la Selección, darme cuando no estoy. Me da un poco de bronca todo esto”, expresó el jugador del Barcelona en diálogo con el programa radial “El que abandona no tiene premio”.

“Mi familia es la que sufre por todo lo que se dice. Según ellos mi viejo maneja toda la AFA, yo soy un hijo de puta”, manifestó con indignación el 10.

Consultado sobre cómo afectan estos dichos a su persona, el jugador de 31 años, Messi agregó: “Me llegan cosas, sé que se está hablando mucho pero no escuché. No me sorprende nada, hay mucha mentira”.