El CELS había denunciado “graves irregularidades” en el expediente, y alertaba por un posible sobreseimiento.

El fiscal general de La Rioja, Michel Horacio Salman, negó haber pedido que se cierre la investigación sobre el jefe del Ejército, César Milani, respecto a su participación en la detención y tortura de Pedro Olivera y su hijo, Ramón Alfredo Olivera. “Que quede bien en claro que yo nunca pedí el sobreseimiento de Milani, y muy por el contrario, pedí que se siga investigando”, afirmó.

Sin embargo, el fiscal coincidió con Milani en criticar la actuación de su colega Darío Illanes, quien se excusó luego de que el general presentara una recusación contra él: “tuvo nueve meses y viendo que no había pruebas, nunca fue capaz de firmar él y decir archivemos las actuaciones porque acá no hay nada”.

Las declaraciones de Salman, hechas al diario riojano El Independiente, se producen luego de que el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) advirtiese sobre “graves irregularidades” en el expediente que involucra a Milani en La Rioja, y la denuncia sobre un supuesto pedido del fiscal Salman para que se interrumpa la investigación sobre el militar. Salman salió al cruce de las denuncias del CELS, y señaló: “Yo mismo soy el que pido al juez que se siga investigando la causa”.

El general firmó el domingo un duro comunicado con el que intentó desmentir esas mismas denuncias, en el que afirmó que efectivamente hay “graves irregularidades” en la causa judicial, pero que serían en su perjuicio. Esa réplica fue criticada ayer por el diputado radical Miguel Bazze: “es gravísimo que el general Milani haya utilizado en respuesta al CELS y al periodista Horacio Verbitstky un comunicado oficial del Ejército para calificar el proceso judicial y el accionar de la Justicia en el caso que lo involucra como sospechoso de haber participado en hechos de violación de los derechos humanos”.

Para Bazze, que integra la comisión de Seguridad Interior, “este acto representa un agravio intolerable a las instituciones de la república que el gobierno no puede permitir. Está claro que al utilizar un comunicado oficial de la fuerza Milani pretende involucrar al conjunto del Ejército en defensa de su propia situación procesal”.

No fue un buen día para el general. Graciela Ledo, hermana del soldado desaparecido Alberto Agapito Ledo, lo acusó de estar “mintiendo otra vez”. “Cuando dice que ninguna víctima lo denunció está equivocado, porque Ramón Olivera –uno de los militantes secuestrados que acusa a Milani– lo denunció en el año ‘79”, recordó Ledo. En aquel momento, el entonces juez Roberto Catalán “citó a Milani por la denuncia y está por escrito su declaración”, afirmó la hermana del conscripto desaparecido.

Respecto a ese caso, admitió que “hay cosas que ignorábamos, cómo quiénes eran los oficiales que llevaron a mi hermano a Tucumán el 20 de mayo y el 17 de junio lo hacen desaparecer”. Y también se quejó de los jueces tucumanos: “la justicia de Tucumán tampoco se destacó en su trabajo por la causa”.
Desde el gobierno, Jorge Capitanich, aseguró ayer que “nadie obstaculiza” la investigación judicial sobre el jefe del Ejército.