Foto: web

A principios de mayo un particular animal, bautizado como «dragón azul», llamó la atención de los estadounidenses. Un nene de 7 años fue quien encontró al primero de ellos en una playa del parque nacional Padre Island National Seashore, en Texas, Estados Unidos.

Con un color de piel azul eléctrico y una fisonomía similar a la criatura mitológica parece de otro mundo. Las autoridades del parque alertaron sobre el descubrimiento y los expertos aseguraron que se encontraron frente a un “hallazgo raro” e inusual en esas costas. Se trataba de un Dragón Azul, o Glaucus Atlanticus, un tipo de babosa marina que posee una picadura muy peligrosa.

Aunque no tiene el tamaño de los dragones, ni escupe fuego por la boca, el animalito crece entre tres y cuatro centímetros, tiene una técnica defensiva implacable, gracias a las pequeñas medusas azules que come.