La Policía de España busca desde hace once días a la exesquiadora olímpica Blanca Fernández Ochoa, de 56 años, quien fue vista por última vez en una localidad cercana a la capital el 23 de agosto. Se trata de Blanca Fernández Ochoa, que tiene 54 años y no se sabe nada de ella desde entonces.

La noticia sobre su desaparición comenzó a circular en los medios locales en los últimos días y ayer se confirmó que el auto de la mujer fue encontrado en un estacionamiento de las afueras del pueblo de Cercedilla. El vehículo, un Mercedes clase A de color negro, era uno de los elementos que se habían divulgado para localizarla, de acuerdo con lo publicado por el diario El País, que asegura que Policía y Guardia Civil realizan un operativo en la zona. Fue su propia hija quien hizo la denuncia sobre su desaparición, luego de que el lunes 23 de agosto la deportista saliera de su casa en el barrio de Aravaca de la capital y no regresara. Fuentes cercanas a la investigación señalaron que Fernández Ochoa salió del hogar familiar sin su teléfono móvil.

Lo último que se supo de ella gracias a las cámaras de seguridad, fue que la mujer estuvo en un supermercado comprando víveres el pasado 24 de agosto, justo antes de que se perdiera la pista de su localización. Una dependienta de ese supermercado es quien alertó a la policía, que ahora trata de recuperar las imágenes de las cámaras de seguridad de ese local comercial para averiguar cómo iba vestida, otro de los datos que pueden ser claves para su localización aparte del hallazgo de su vehículo.

Blanca Fernández Ochoa, hermana de Francisco Fernández Ochoa, primer campeón olímpico español de esquí en los Juegos de Saporo-1972, había ganado el bronce en los Juegos Olímpicos de Albertville en 1992. Ganadora también de cuatro pruebas de la Copa del Mundo, se retiró del deporte tras su éxito olímpico en Albertville. Ante su ausencia, la Policía pidió la colaboración ciudadana.