Foto: Policía de la Provincia de San Luis

Se trata de la cabo Melisa Llaurado, quien se encontraba de guardia en la base de la División Repuesta Inmediata Motorizada de la Unidad Regional Dos. Se presentaron tres mujeres, quienes, sin ingresar a la dependencia y desde el enrejado que rodea la misma, requieren el auxilio ya que una beba de tan solo 30 días que traían en brazos estaba totalmente desvanecida.

Inmediatamente la cabo tomó a la bebé en sus brazos para luego recostarla en el piso sobre una manta rosa en la cual ya venía envuelta. Comienzó con tareas propias de reanimación neonatal por un lapso ininterrumpido de al menos 4 minutos.

En forma paralela le pide a la mamá de 19 años que le alcance una radio portátil con frecuencia policial que estaba dentro de la división. Piden una ambulancia al Centro de Atención de Emergencias 911 y continua con las maniobras de resucitación cardiopulmonar a la beba. Se hizo presente personal del Sempro, quien continuó con los primeros auxilios.