El Gobierno sancionó a tres estaciones de servicio de Villa Mercedes, Beazley y Villa Reynolds por un monto total que supera los $6.000.000 y a una operadora de residuos por $1.000.000. Señalaron que las compañías ya pagaron las penas.

El Programa Gestión y Fiscalización Ambiental, Industrial y Minero, del Ministerio de Medio Ambiente multó por contaminación  a tres estaciones de servicio que pertenecen a la misma empresa petrolera y a una operadora de disposición final de residuos. Señalaron que las compañías ya presentaron un plan de remediación, en el que pondrán en condiciones sus actividades productivas.

La jefa del Programa, Paulina Calderón, indicó que las estaciones de servicio están ubicadas en Beazley, Villa Mercedes y Villa Reynolds. Señaló que en cada una se encontró materiales contaminantes. El monto total que abonaron entre las tres fue de $6.000.600. La pena que se le aplicó a la  operadora de disposición final de residuos, emplazada en  la ciudad de San Luis, fue porque la firma no cumplía con los requerimientos para tratar los materiales. La multa en este caso rondó el millón de pesos.
En el Gobierno además destacaron que iniciaron  un sumario a una industria de pintura y otra operadora, ambas ubicadas en la capital provincial. Los términos de pago de los gravámenes fueron estipulados en cinco días hábiles y a través de cuotas.
“Una parte de nuestro trabajo es visitar las distintas industrias. Es una rutina en la que controlamos y observamos cómo es la gestión de residuos peligrosos y la fiscalización ambiental y minera. Ellos tienen declaraciones juradas que presentar por un representante técnico, de lo que generan y de cómo lo van a operar. También vemos  a todo regenerador  o transportista de residuos dañinos. Si el lugar al que acudimos está operando mal, lo intimamos. Luego le pedimos un plan de remediación. De no cumplir con eso aplicamos sanciones”,  explicó Calderón.
La funcionaria dijo que las empresas de hidrocarburos que fueron sancionadas tuvieron la posibilidad de hacer su descargo. El  plan de remediación consiste en  cómo van a trabajar las firmas para revertir la falta. Esto puede hacerse luego de escuchar las observaciones que hace el  programa después de la inspección de  la zona.
“La remediación va a depender de cada lugar. Por ejemplo, si hubo un derrame en el suelo, la empresa va a ir sacando capas de la tierra para ir analizando hasta dónde llegó o si tocó la napa. Los recursos monetarios que utilice para hacerlo, van a salir de ellos”, explicó.
Además mencionó que los efectos contaminantes repercuten tanto en la tierra como en el agua y en el aire. “Estamos saliendo de visita todas las semanas. No avisamos a qué industrias vamos a ir. Hasta ahora hemos recorrido unos 20 lugares. Hay sectores que nos demandan más tiempo que otros, pero lo que más nos importa es lo ambiental y que puedan corregir la situación”, agregó.