Foto: web

Este domingo, el mundo del automovilismo recibió una dura noticia. Es que Stirling Moss, era considerado uno de los mejores pilotos de la historia por más que no haya conquistado ningún título, murió a los 90 años en su casa del barrio londinense de Mayfair.

«Murió como vivió, luciendo maravilloso. Simplemente se cansó al final y cerró sus hermosos ojos, eso fue todo», contó su mujer, Susie Moss, al diario Daily Mail.

Según la publicación del diario británico, el fallecimiento fue por una infección en el pecho que contrajo en Singapur antes de la Navidad de 2016 y descartan que esté relacionada con la enfermedad provocada por el coronavirus.

Moss era conocido como el «Campeón sin corona» ya que nunca pudo hacerse de un campeonato. El británico mantiene un récord de 16 victorias entre todos los pilotos que no pudieron obtener el primer puesto. Logró ser cuatro veces subcampeón y tres veces tercero en el Mundial anual.