Una de las tres sobrevivientes del accidente aéreo ocurrido el pasado viernes en La Habana, falleció a causa de las graves heridas sufridas en el siniestro, lo que eleva la cifra total de víctimas a 111.

Se trata de Gretel Landrove, que tenía 23 años y residía en La Habana, aunque era originaria de Holguín. La joven murió a las 15.45 hora local en el hospital Calixto García de la capital, donde se encontraba ingresada desde el día del accidente con pronóstico crítico extremo.

El vuelo DMJ-972 de Cubana de Aviación y operado con un Boeing 737 de la aerolínea mexicana Global Air se estrelló el 18 de mayo con 113 personas a bordo poco después de despegar del aeropuerto de La Habana, por causas que aún se investigan.

La joven fue rescatada con vida de los restos del avión, pero los médicos estaban preocupados por el “daño neurológico severo” que presentaba.

Según el parte médico difundido antes de la muerte de Grettel Landrove, las tres supervivientes continuaban en estado “crítico extremo con posibilidades de complicación”, y en dos de los casos con “pronóstico desfavorable” debido a la severidad de las heridas.