Su hermano fue asesinado de un tiro en la cabeza y decidió hacer justicia por mano propia. Quemó casas, un auto y amenazó a varias personas.

Todo comenzó el domingo pasado, cuando Alexis Poblete se enteró de que su hermanastro fue asesinado alrededor de las 5:30, en un espacio verde de la toma El Malón, en la ciudad neuquina de en Centenario.

Tras la noticia, el joven amenazó a familiares de Sebastián Torres, el único acusado del crimen de su hermano, con incendiar las casillas que habitaban.

Poblete cumplió su amenaza y primero incendió la vivienda de la ex cuñada de Torres, ubicada en el mismo sector, y después intentó quemar un Fiat Duna al que sólo le provocó daños.

Posteriormente, a el lunes en la madrugada le prendió fuego la casilla del acusado, produciendo daños totales. Luego, derrumbó con un hacha una pared de una propiedad, también de Torres. Finalmente, el ataque terminó con el incendio de otra vivienda de los hermanos del acusado del crimen. Los incendios dañaron los cables eléctricos.