La potente tormenta invernal que azota la costa este y el sudeste de Estados Unidos provocó fenómenos récord y que extrañaron a los habitantes, como el hecho de que nevara en Florida después de 30 años.

En la capital, Tallahassee, se registró una acumulación de 2,5 milímetros de nieve.

“Es emocionante, pero tenga cuidado si conduce y no se exponga al frío por mucho tiempo sin el equipo adecuado”, advirtió la policía local a través de Twitter.

Las autoridades decidieron cerrar rutas y advirtieron que podría haber cortes de luz, caída de árboles e inundaciones en la costa.

Además, en al menos cinco condados del estado se postergó el inicio de clases y varias universidades permanecieron cerradas.

Por otra parte, hubo cancelaciones en vuelos que tenían previsto partir del aeropuerto de Tallahassee.

El gobernador de Florida, Rick Scott, advirtió a los ciudadanos que debían prepararse para “condiciones climáticas extremas”.