El ministro de Economía no descartó, sin embargo, que haya un acuerdo entre los buitres y los bancos privados argentinos que destrabe la situación.

En el consulado argentino en Nueva York, el ministro de Economía Axel Kicillof está explicando ahora los alcances de las negociaciones que tuvo ayer y hoy con los fondos buitres. Su presentación hasta el momento no ha sido optimista sobre lo que ha sucedido. “Nos pedían algo que no podemos hacer”, dijo.

“Vengo aquí a hacer un informe acerca de lo que aconteció estos últimos dos días de diálogo con los demandantes, Fondos buitres, la cuestión del caso que se tramita en el Juzgado del Juez Griessa aquí en Nueva York”, arrancó el ministro.

Kicillof explicó que viajó a Nueva York porque el mediador Daniel Pollack pidió su presencia. Y luego entró en antecedentes dela situación.

“La posición argentina no difiere mucho de lo que ha sido expuesto en otros momento tanto por mí como por la Presidenta sobre lo que estamos dispuestos a ofrecer”, añadió.

Según explicó, el juez Griesa “tercerizó” la decisión de un nuevo stay (amparo) por el pago de la deuda en los fondos buitres. “Pero estos no están dispuestos” a otorgarlo, señaló.

Sin stay, el país podría encaminarse en cuestión de horas a un default.

“Los Fondos Buitres no están dispuestos a dar esa suspensión. Lo que ellos reclaman, para darnos la suspensión es que se les pague más que lo que se le pagó al 92% de los bonistas que entraron en el canje del 2005 y 2010 -explicó Kicillof-. Y que se acuerde más con ellos que los bonistas que accedieron al canje”.

En medio de críticas al juez, catalogando sus decisiones de “desacertadas”, Kicillof agregó que lo que pedían los buitres “no se puede por nuestros contratos, si nosotros le ofrecemos esto la demanada se multiplica por cien, para la Argentina un acuerdo de ese tipo es fácticamente imposible y el juez Griessa nos quiere obligar a que negociemos esto que sería un tremendo error para el Estado argentino”.

En ese contexto, destacó, como ya hizo la Presidenta: “Este Gobierno va a respetar los parámetros de la ley y lo que favorece al pueblo argentino.”

Hacia adelante, el ministro dijo que el país hará tres cosas: 1) “No firmar ningún compromiso que comprometa al país” 2) “Defender el exitoso canje” de 2005 y 2010. 3) “Tomar todas las medidas de nuestros contratos, del derecho nacional e internacional”. No precisó, sin embargo, cuando le preguntaron sobre el cambio de jurisdicción de la deuda, con un nuevo canje.

Esencialmente, el ministro insistió una y otra vez en que el país no estaba en default. Marcó que la actual situación no está en los contratos como condiciones de un default. “Es una situación inédida e insólita”.

Cuando le preguntaron sobre la posibilidad de que los bancos privados hagan una oferta a los buitres, destacó: “no me extraña que pueda ocurrir”, porque “se ha generado un problema entre privados”.

No se pueden descartar soluciones entre terceros”, dijo refiriéndose a la oferta que están diagramando los bancos nacionales.

Esto es, presentar una garantía o pago a los buitres para que estos destraben la situación.