La ciudad estima que casi 4.000 neoyorquinos viven en las calles desde hace meses, si no años, informa AFP.

Asimismo, unas 60.000 personas, incluidos 21.640 niños, se alojan diariamente en alguno de los albergues de la ciudad más grande de Estados Unidos, 10.000 más que en 2013.

El Departamento de Vivienda estadounidense (HUD) estimó en 78.676 la cantidad de personas sin domicilio fijo en Nueva York en un informe publicado en 2018.

El plan anunciado este martes es parte del programa municipal Home-Stat, lanzado en 2016 para mejorar la atención a las personas sin hogar en Nueva York.

El demócrata De Blasio, que insiste en querer reducir las desigualdades en Nueva York, dijo que las autoridades religiosas de la ciudad pondrían al servicio del dispositivo cinco sitios adicionales, que ofrecerían 1.000 camas más.

Se trata de refugios temporales, que deben instalarse durante el próximo año y que se agregarán a las 1.800 camas ya disponibles en el programa.

El plan también prevé la provisión de 1.000 viviendas permanentes.

El ayuntamiento también ha reforzado los equipos responsables para contactar a las personas sin hogar en las calles y en el metro, con el fin de aumentar su eficiencia.

Es un «plan para terminar con la vida en las calles en Nueva York de una vez por todas», dijo De Blasio en una conferencia de prensa.

Sin embargo, advirtió que el programa estaba dirigido principalmente a quienes llevan sin hogar mucho tiempo, sin precisar cuánto. «No estamos diciendo que nunca vas a ver a otra persona sin hogar en las calles», aclaró.

Se espera que el plan cueste alrededor de 100 millones de dólares al año, dijo el alcalde.

Según el ayuntamiento, 2.450 personas ya han salido de las calles gracias al programa Home-Stat.