Un nuevo análisis de sangre a mujeres embarazadas puede predecir con cerca del 80 % de certeza cuando la gestación puede terminar en un nacimiento prematuro, según un estudio presentado por la Universidad de Stanford.

La investigación también destaca que el método es “tan confiable y menos costoso que el ultrasonido” e igualmente puede estimar la edad gestacional del feto y así calcular la fecha probable de nacimiento.

Según señaló Stephen Quake, profesor de Bioingeniería y Física Aplicada de Stanford y coautor del informe, la prueba mide “la actividad de los genes maternos, del feto y de la placenta, evaluando los niveles sanguíneos de ARN (ácido ribonucleico)”.

“Encontramos que unos cuantos genes son muy altamente predictivos de qué mujeres se encuentran en riesgo de un parto prematuro”, destacó Mads Melbye, médico visitante en Stanford y coautor del estudio.